Trastorno Obsesivo Compulsivo

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

Las personas que son afectadas por este trastorno se sienten dominadas por pensamientos y con conductas que no pueden detener.

“El hecho de vivir inmerso en mi mundo de ideas y verificaciones, inevitablemente me desconectó de mi familia, de los amigos y de las cosas verdaderamente importantes que  sucedían a mi alrededor. Esto es muy triste y se sufre mucho porque no se puede evitar quedar preso de los pensamientos, a pesar del costo que se está pagando”. Testimonio de un Paciente.

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

Se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones reiteradas, a las que la persona afectada debe dedicarle, en contra de su propia voluntad, más de una hora diaria, interfiriendo notoriamente  con las actividades cotidianas (laborales, académicas, familiares, sociales, etc.)

Las Obsesiones

Se definen como pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes o persistentes que se experimentan como intrusivos e inapropiados y causan ansiedad o malestar significativos.

Las compulsiones

Se definen como comportamientos o actos mentales que se repiten una y otra vez y que la persona se ve obligada a realizar en respuesta al malestar generado por la obsesión o para  cumplir ciertas reglas que el individuo  debe seguir estrictamente.

Las personas con TOC saben que el ritual o la compulsión no tiene un sentido lógico, no obstante, no pueden evitar llevarlo a cabo.

El objetivo de las compulsiones es la prevención o reducción del malestar o de la consecuencia tan temida. (Por ejemplo, si una persona que sufre de  obsesiones de contaminación, tiene que tocar el piso con su mano, inmediatamente sentirá la imperiosa necesidad de realizar rituales de lavado y recurrir a desinfectantes para disminuir la ansiedad que esta situación le provoca).

Algunos ejemplos de obsesiones

 Obsesiones de contaminación

Son preocupaciones excesivas de estar contaminado o de contagiar o contagiarse alguna enfermedad.

Una conducta común puede ser evitar dar la mano a una persona que abrazó a otra con SIDA, por miedo a contraer la enfermedad.

 Obsesiones de agresión

Temor a actuar un impulso indeseado. Por ejemplo, acuchillar a algún ser querido, o ceder al impulso de empujar a alguien por el balcón.

 Obsesiones sexuales

Preocuparse excesivamente por la aparición de ideas con  contenidos sexuales vividas  moralmente como  inapropiadas. Ejemplo de esto son imágenes con niños o personas del mismo sexo.

 Algunos ejemplos de compulsiones

Lavado

Lavarse las manos una y  otra vez por miedo a estar contaminado con algún químico, fluido corporal o contraer una enfermedad. A veces las compulsiones pueden ser mentales, una persona con miedo a tocar tachos de residuos puede pensar en ese momento, en la marca comercial  de un detergente.

 Verificación

La imperiosa necesidad de chequear una y otra vez el cierre de la llave de gas, las hornallas de la cocina por el temor a que ocurra una catástrofe. Frente al miedo de haber provocado un accidente, la persona vuelve a pasar por el lugar que había transitado para asegurarse que no atropelló a nadie.

 Repetición

Personas que se ven obligadas a enjuagar los platos una cantidad predeterminada de veces. Ducharse una cantidad de veces cada parte del cuerpo o alguna en particular. Para calmar la ansiedad, algunas recurren a repetir un nombre o una frase una y otra vez.

 Religiosas

Ante la aparición de  algún pensamiento, considerado prohibido, los obsesivos-compulsivos rezan o se persignan reiteradas veces.

 Tratamientos disponibles

En los últimos años, se ha avanzado en la investigación del TOC y se ha visto que con un tratamiento específico, muchos obsesivos-compulsivos son capaces de controlar o eliminar estos síntomas que empobrecen sus vidas.

Dos tipos de tratamientos han demostrado ser  los más eficaces para las personas con TOC: la terapia COGNITIVO-COMPORTAMENTAL  yla FARMACOTERAPIA.

Nuestra experiencia clínica nos demuestra que la combinación de ambos tratamientos resultan ser la mejor ayuda para el paciente y de esta forma contribuir a salir del padecimiento tormentoso al que se ven sometidos más allá de sus voluntades.

 Terapia Cognitivo-Comportamental (TCC)

En este tipo de tratamiento, el profesional y el paciente elaboran en conjunto un plan de estrategias para generar situaciones que desencadenen obsesiones y conductas compulsivas dentro de la misma sesión. De esta manera, el paciente es expuesto gradualmente a la ansiedad y el malestar por el que consulta.

Antes, durante y después de las exposiciones se trata de: psicoeducar  y  trabajar en la  re-estructuración cognitiva del paciente.

El objetivo es que la persona afectada aprenda distintos recursos que le ayuden a controlar sus propias obsesiones y compulsiones.

Sabemos por nuestra experiencia clínica y por diversas investigaciones realizadas en otros países que la terapia Cognitiva-Comportamental  resulta ser una de las alternativas terapéuticas más eficaces para combatir los padecimientos invalidantes descriptos en trastornos Obsesivo-Compulsivos TOC.

“….continuamente, tenía que prestar atención a cada cosa que hacía y al final del día, terminaba exhausto…..Ya no invitaba a nadie porque sufría mucho si tocaban las cosas de mi casa, ni tampoco iba a comer afuera porque me ponía muy ansioso tener que usar un baño público. Casi me resigno a vivir con todas las restricciones que esta enfermedad me imponía y que eran un modo de vida en si mimas. Hasta que, un día, decidí consultar y hacer tratamiento. Hoy puedo decir que logro controlar mis obsesiones y compulsiones, y mi vida ha mejorado enormemente”. Testimonio de un paciente.

Este sitio en Internet le brinda la posibilidad de comenzar a consultar con nuestros especialistas desde su hogar. Para contactarse puede hacerlo llenando este FORMULARIO.

Comments are closed.